InmoDir

Centro de ayuda de InmoDir España

Guías paso a paso

Sugerencias para fotografías de anuncios inmobiliarios

Al momento de ofrecer un inmueble, sea un bajo, oficina o vivienda, se debe considerar que una buena fotografía que ilustre el lugar podrá ser la diferencia entre una posible aceptación o un inmediato rechazo por parte del visitante interesado en comprar o alquilar lo que ofrecemos.

El inmueble puede estar en perfecto estado, y la oferta en buen precio, pero si las fotografías no fueron bien tomadas podemos darle a la persona interesada una mala primera impresión, y esto puede ser suficiente para que la persona descarte nuestra oferta.

Hay muchos detalles a tomar en cuenta pero al momento de tomar las fotografías del inmueble debemos considerar al menos 5 errores muy habituales:

El uso del flash: Si lo usamos demasiado podemos obtener fotografías con demasiados reflejos en los espejos, en elementos metálicos, azulejos y demás paredes, contra-marcos, cuadros, etcétera.

Demasiado contraste: Si en el cuadro de la toma entra una ventana abierta en parte o en su totalidad y por ella entra demasiada luz natural puede ocurrir que la cámara no sea capaz de recoger la información y por ello obtener una fotografía donde las ventanas o puertas aparezcan sobreexpuestas. No solo aparecerá una enorme masa blanca sino que además afectará al resto de los elementos que están cerca.

Espejos: Algo similar ocurre con los espejos, habitualmente en alguna habitación o en los baños, donde en lugar de aprovechar el reflejo del espejo a nuestro favor, mostrando parte del lugar al que de otra forma no accederíamos, aparece el reflejo del flash de nuestra cámara o, en muchos casos, incluso la persona que toma la fotografía.

Desorden: Si quisieras mostrar el inmueble en persona, seguramente ordenarías y te asegurarías de que el lugar esté limpio. Si vas a tomar una fotografía del lugar, debes hacer lo mismo. Una fotografía con demasiados elementos o desorden dan una muy mala imagen. Si un posible interesado ve esto, no solo le dará una mala sensación, sino que posiblemente se imagine que peor deben ser los lugares que no hemos fotografiado. Fotografiar el baño con la tapa del vater levantada o sucia, la cocina con la vajilla sucia, el lavadero con sus productos de limpieza a la vista o incluso el comedor con la mopa apoyada sobre la pared producirán en el posible interesado un rechazo natural, mas allá que nuestras intensiones hayan sido buenas (y mostremos lo limpios que somos!).

Relación de aspecto y orientación de la fotografía: Tenemos un ojo a cada lado y no uno encima del otro, por ello nuestra vista periférica se adapta mejor hacia ambos costados en lugar de arriba y abajo. Es preferible una fotografía de modo “landscape”, es decir: mas ancha que alta. Es cierto que muchas veces se aprovecha mejor una foto de modo “portrait “(mas alta que ancha), pero es mejor evitarlo. Y si vas a tomar fotografías con un teléfono móvil (algo que no se recomienda en absoluto) debido a su relación de aspecto, no es recomendable tomar las fotografías a modo “portrait” incluso aunque sea mas cómodo sostener el teléfono de esa manera.

Objetivos sin sentido: Muchas veces el propietario del inmueble quiere destacar determinados detalles e intentar mostrarlos en una fotografía. Por ejemplo si el inmueble posee aberturas o grifería nueva. No tiene nada de sentido fotografiar las puertas, la grifería, los armarios, los tipos de luces de la habitación o mucho menos tomarle fotografía a los rincones. Nunca pararse en el medio de una habitación y tomar fotos hacia los costados, en todo caso colocarnos nosotros en un borde de la habitación y desde allí captar el ambiente de forma amplia y “limpia”.

Qué cosas debo considerar y aprovechar para obtener una mejor fotografía:

Obviamente, el hecho de obtener buenas fotografías no tiene como objetivo el de engañar al futuro arrendatario o comprador ni mostrarle un inmueble diferente al que estamos ofreciendo. La intención es la de sacar el mayor partido al inmueble y asegurar un mayor interés en lo que ofrecemos.

Basándonos en los errores típicos comentados anteriormente y aportando algunas ideas, aquí unos consejos muy simples:

La iluminación: Evitar en lo posible el uso de flash y obtener así resultados mas naturales. Si puedes, siempre mejor tomar las fotografías por la mañana o al mediodía, nunca a altas horas de la tarde o noche. Aprovecha la luz natural, cuanto mas, mejor, por tanto abre ventanas, abre persianas, desplaza paneles o cortinas. No tengas el flash en automático y trata de regularlo al mínimo. Y considera para esto ubicar la cámara en un trípode ya que es posible que al no disponer de suficiente luz natural el tiempo de exposición sea alto y el obturador permanezca varios mili-segundos abierto, así evitarás que la fotografía salga movida.

Ángulos de la toma: En fotografías para interiores, diferentes ángulos de toma obtienen como resultado diferentes sensaciones sobre una misma cosa. La idea es buscar siempre una sensación de vista lo mas natural posible. Es muy recomendable asegurarse que el cuadro esté bien derecho y no esté inclinado hacia algún lado. En ambientes grandes como puede ser el comedor de una casa, la cocina o una habitación muchas veces es preferible ubicarse en el centro de uno de los cuatro lados y tomar desde allí una buena fotografía como si apuntáramos hacia el centro de la pared que tenemos justo en frente, en lugar de tomar la fotografía desde un rincón hacia el otro opuesto. En ambientes mas pequeños, y muchas veces de difícil acceso, como puede ser un baño debemos procurar tomar la fotografía desde la puerta, incluso si nos posicionamos unos centímetros fuera de la habitación. Es preferible tomar la fotografía desde un poco mas abajo de lo habitual, por ejemplo a un metro y medio de altura y siempre en forma recta hacia adelante. Es muy habitual ver fotografías de lugares pequeños donde quien toma la fotografía lo hace desde la altura de su cara pero apuntando hacia abajo, obteniendo una fotografía donde parece que estamos viendo hacia un precipicio. Recuerda, la sensación que debe quedarle al posible interesado debe ser la mas natural posible, no debe parecer que se va a caer dentro de la habitación.

Los detalles de información: Aprovechar siempre algunos detalles de forma positiva. Si vamos a tomar una fotografía del comedor, asegurarse que la disposición de los muebles estén de forma armoniosa, si es posible moverlos para lograr esto mucho mejor, sino buscar el ángulo ideal, pero nuevamente, no perderse en este tipo de detalles innecesariamente. En la cocina, procurar que no haya vajilla acumulada en la pila o arriba de la bancada, ni haya productos de limpieza visibles, es preferible tomarse un minuto y retirarlos al menos por un momento para tomar la fotografía.

Pero también podemos aprovechar otros detalles como algún electrodoméstico que aporte valor agregado como una buena nevera o lavavajillas para incluirlo en el plano. Por ejemplo, si la cocina es muy pequeña podemos colocar arriba de la mesa dos platos con todo listo para desayunar, todo muy bien ordenado y dar la imagen de “cocina acogedora” en lugar “cocina pequeña”. Obviamente podemos hacer esto si disponemos de un hermoso mantel o la mesa es rústica y la vajilla muy bonita.

Recuerda esto, en la composición de una fotografía una de las reglas es la simplicidad. A mayor cantidad de elementos es mas posible que se pueda distraer la atención del observador. Otra cosa importante: entre mas objetos se encuentren en el plano, mas pequeño parecerá el lugar, por mas grande que sea.

Ofrecer varias vistas de un mismo lugar: Entre mas se muestre siempre mejor. Lo que no se muestre pasará a ser parte de la imaginación del futuro comprador o arrendatario, según sea el caso. Y normalmente, respecto de lo que no se está mostrando, el interesado puede pensar el peor escenario, incluso puede llegar a pensar que algo no está, o aparece cortado porque en realidad se está ocultando.

Por ello si es necesario, en algunas habitaciones con muchas cosas a mostrar, como pueden ser los dormitorios o el comedor, es recomendable ofrecer mas de una fotografía desde diferentes ángulos, y no solo desde el mismo lugar apuntando hacia diferentes lugares, sino ubicarse en diferentes lugares para obtener diferentes fotografías de una misma habitación.

En casos donde no se disponga de un plan de pago de InmoDir, donde la cantidad de fotografías por anuncio está limitada, si tenemos tiempo y vale la pena tal vez sea posible juntar dos o mas fotografías en una misma imagen, por supuesto se recomienda hacer esto siempre que valga la pena.

Esperamos que estos consejos te sean de mucha utilidad y así le saques mejor partido a tus anuncios.